La medallista olímpica, Gemma Mengual, esta realizando el Master en Liderazgo Transformador de la mano de EADA Business School y el CAR de Sant Cugat. Este programa te prepara y te acompaña para vivir un proceso innovador de cambio basado en el autodescubrimiento y la transformación personal, fortaleciendo el liderazgo con el objetivo de acompañar a todo el equipo hacia el Alto Rendimiento.

Las fundaciones sin ánimo de lucro son un terreno más abonado para la paridad de género que la empresa ordinaria. El techo de cristal, entendido como la dificultad de las mujeres para acceder a los puestos directivos, está en gran parte dinamitado en las instituciones sin ánimo de lucro. En gran parte. Seis de cada diez puestos directivos en las fundaciones catalanas los ocupan mujeres, una presencia tres veces superior a la que existe en la empresa ordinaria; según el estudio publicado  por la Coordinadora Catalana de Fundacions (CCF).

Podría parecer que la mujer se siente más cómoda en un entorno en que la obtención del beneficio no es la prioridad y que, por tanto, se genera un clima más propicio a la cooperación, el trabajo en equipo y el consenso. Seguramente el sector fundacional nos está dando algunas pistas clave de cómo deberían ser las organizaciones del futuro.

No obstante, y como bien explicaba El Periódico, este ámbito, que en Catalunya representa el 1,5% del PIB y ocupa a 90.000 personas (el 2,5% del empleo), no es ajeno a algunos prejuicios y brechas de género que persisten en la sociedad. Y es que si bien las fundaciones las dirigen mujeres, las siguen presidiendo hombres. Solo el 33% de las sillas en los patronatos de las fundaciones catalanas las ocupan mujeres.

Las estrategias de comunicación a través de canales tradicionales como pueden ser la radio, la televisión o la prensa escrita parecen relegadas a un segundo plano, dejando el podio al mundo digital, y dentro de ese inmenso mar de opciones, los influencers son los protagonistas del momento en que vivimos. Según el estudio publicado por Duff & Phelps, proveedor global de soluciones para la gestión del buen gobierno, los riesgos y la transparencia,  las empresas de consumo cada vez destinan más recursos a sus campañas con influencers, ya que es una práctica con muy buena acogida por parte del consumidor final.

Pero la gestión y comercialización de influencers  conlleva ciertos riesgos. El informe revela que el 85% de las empresas  han visto su marca condicionada negativamente debido a la asociación con un influencer, y casi una cuarta parte (24%) de estas empresas afirman haber sido afectadas negativamente en múltiples ocasiones. Sorprendentemente, el 25% de las empresas informan de pérdidas de entre 100.000 y 250.000 dólares por una experiencia de negativa en sus campañas. En el caso de España, cerca del 36% señaló haberse visto afectado en múltiples ocasiones, y un 26% de los encuestados dijo haber sufrido pérdidas valoradas entre 250.100 y 500.000 dólares con motivo de estos incidentes.

Otro riesgo que la encuesta apunta es que más de dos tercios de este tipo de empresas (69%) habían dudado del número de seguidores de un influencer en una o varias ocasiones, en comparación con sólo una cuarta parte (26%) que nunca había tenido ninguna preocupación. Concretamente en España la mitad de las empresas (49,02%) afirmaron haber tenido esas dudas sobre el número de seguidores.

Es una polémica recurrente entre los profesionales de la comunicación. Hace poco leí con detenimiento el debate que supo generar la agencia Evercom al respecto. Sentó a destacados profesionales de diferentes medios y llegó a la conclusión de que el formato convencional requiere de profundos cambios que se adecúen a las necesidades del ‘nuevo periodismo’. Los profesionales necesitan encontrar temas exclusivos, que despierten interés en sus públicos, para poder competir en un mercado informativo cada vez más complicado. Y los envíos de información masivos, como las notas de prensa, no suelen cumplir ese objetivo, entre otras cosas porque estandarizan la información, la hacen igual para todos. Un comunicado de un organismo público, los datos del nivel de empleo o la información sobre resultados deportivos pueden seguir siendo de interés para todos, por lo que parece obvio que sean estructurados en forma de nota informativa.

Sin embargo, cada tipo de medio tiene unas necesidades que los que nos dedicamos a la comunicación deberíamos poder satisfacer. La segmentación de públicos, la adecuación de la información al interés que puedan despertar en ellos, la inclusión de elementos audiovisuales pueden devolver la vida a la tan debatida nota de prensa. De todas formas, sigo creyendo que hay que releer a los clásicos (como decía aquel) y seguir preguntándonos antes de lanzar cualquier tipo de contenido si este tiene interés, si es novedoso, si afecta a mucha gente, si es innovador, etc., en definitiva si cumple los criterios periodísticos que a muchos nos enseñaron. En un momento realmente complicado para los medios, deberíamos todos contribuir a su mejor cometido, ofreciendo una información veraz y de interés. La forma es un segundo paso, importante, pero siempre posterior al primero.

El sector fundacional ha experimentado en los últimos 20 años un gran crecimiento, que en el caso de las comarcas de Tarragona ha superado al del conjunto de Cataluña. El año 1996 había 49 fundaciones, y en 2018 se habían multiplicado por 3,5 hasta las 172, por encima del crecimiento del 2,2 que se ha dado en el mismo periodo a Barcelona

Las fundaciones tarraconenses representan el 6,8% del total de fundaciones activas en Cataluña y son las terceras, en peso relativo, después de Barcelona (79,3%) y Girona (9,1%). “La evolución ha estado muy positiva y dinámica en los últimos años, teniendo representación en todo el territorio. Por eso, hemos venido a escuchar y a aprender de la realidad del sector fundacional a Tarragona” ha señalado Pere Fàbregas, presidente de la Coordinadora Catalana de Fundaciones.

Estas son algunas de los principales datos del informe “El sector fundacional a Tarragona” que la CCF ha presentado hoy en el contexto de la jornada “Experiencias de mecenazgo y captación a las Fundaciones de Tarragona” organizadas con la colaboración de la Red de Santa Tecla y la IPHES.

El patronato de la Fundación EADA dio luz verde, a finales de junio de 2016, a la remodelación del campus de Barcelona. El objetivo, desde el inicio, fue compatibilizar la reforma arquitectónica con la docencia. La decisión de mantener la ubicación actual  en Aragó 204 obedece a la valoración altamente positiva  expresada por los participantes y ex alumnos de la institución en todas las encuestas de satisfacción realizadas.

Más de 8 millones de euros han sido destinados a este proyecto de remodelación. Gracias a la inversión, el edificio -que ocupa unos 4000 metros cuadrados- ha sufrido una remodelación integral que afecta fundamentalmente a la parte docente (aulas), recepción, biblioteca y Centro de Documentación, un nuevo auditorio, los diferentes servicios, la transformación tecnológica y la eficiencia energética.

Al proyecto de remodelación del campus de Barcelona, se suman las inversiones realizadas hasta la fecha en el campus de Collbató y el campus virtual, lo que supone, sin duda, el inicio de una nueva etapa de crecimiento para la institución.

En la era de las tecnologías, las redes sociales, de la digitalización progresiva de nuestras relaciones, sean personales o profesionales, no deja de ser curioso, pero no por ello menos cierto,  el reciente estudio que demuestra que hablar en persona sigue siendo la opción más eficaz cuando quieres conseguir algo. (más…)

La Coordinadora Catalana de Fundacions, entidad que representa los intereses de las fundaciones en Cataluña, ha decidido confiar su comunicación y, especialmente su relación con los medios de comunicación, al gabinete de prensa y comunicación, IMPART.

Los principales objetivos de la Coordinadora son ofrecer herramientas de trabajo y reflexión para el conjunto de asociadas; favorecer la colaboración entre entidades; ser la voz representativa ante los diferentes actores sociales y políticos, y finalmente, potenciar la creación de una amplia red entre las fundaciones.